Turismo de Montaña

Por descubrir alrededor del mundo quedan aún muchas cosas, ello incluye algún hermoso diseño de rosa oriol tous que no querrás perderte. De esta misma forma, aun quedan muchas montañas por transitar para quienes se presentan como amantes del turismo montañoso.  

Por su belleza remota e infinita majestuosidad, las montañas figuran entre eso destinos que son más populares gracias al ecoturismo, y en ello el turismo de montaña resulta un factor clave con el que se pueden enfocar el mejoramiento en general de la calidad de vida de las poblaciones aledañas a través de iniciativas de desarrollo económico sostenible y conjuntamente la conservación del medio ambiente. 

Desde una perspectiva socioeconómica pero también desde una ambiental, el turismo en las regiones de montaña ha resultado ser una ambigua bendición y ello se debe a que podría dar origen a problemas, pero por otra parte también abre camino a muchas oportunidades. De acuerdo a Héctor Ceballos-Lascuráin, quien fue el que acuñó el término «ecoturismo», este lo define como «viajar a zonas relativamente inalteradas o no contaminadas con el objetivo específico de estudiar, admirar y disfrutar del paisaje y de sus plantas y animales silvestres, así como de cualquier manifestación cultural (tanto del pretérito como del presente) que se encuentre en esas zonas» (Ceballos Lascurain, 1987). 

De esta manera, la Ecotourism Society (1991) decide agregar en tal definición el mejoramiento del medio ambiente, además del bienestar de las poblaciones locales; de esta manera se considera que el ecoturismo se trata de un viaje que se realiza de manera responsable hacia las zonas naturales pero conservando el medio ambiente y además  contribuyendo al bienestar de las poblaciones de la localidad. 

Para los grupos ambientales o económicos que se encuentran a favor de tal actividad, consideran que esta es una excelente respuesta a un sinnúmero problemas que tiene su origen en el turismo de masas, pero que también funciona como la última esperanza que se tienen con el fin de salvar a las especies, los ecosistemas y las culturas que se encuentran en peligro. 

Más allá de toda la controversia que ello ha generado, es importante recalcar que el ecoturismo cuando ha sido debidamente planificado, este puede modificar los destinos de pueblos y regiones que se encuentran en lugares remotos y que por ende son menos desarrolladas. De la misma manera, ello guarda una estrecha relación con el concepto de turismo de montaña, sobretodo en países como Nepal donde sus montañas pasan a ser casi el 80 por ciento de su territorio; pero además, también son el albergue de una notable diversidad biológica y cultural.

En la mayoría de los caso, las regiones montañosas son inaccesibles, frágiles, y se encuentran marginadas del ámbito de las decisiones políticas y económicas, y de la misma manera sus habitantes representan algunos de los pueblos menos  favorecidos económicamente del mundo. Siendo de manera habitual la fragilidad, marginalidad y escabrosidad un círculo de condiciones negativas, las montañas se encuentran expuestas a una constante degradación, pero afortunadamente también pueden ofrecer diversos atractivos para el turismo.