El turismo y la superstición en las montañas

El turismo de montaña puede mostrarnos dos caras, una en la que puede contemplarse la naturaleza disfrutarla, respirar su aire fresco y sanador, hacer caminatas, escalar o realizar running. Pero también encontramos ese otro lado, en donde el esoterismo hace su presencia envolviendo a sus visitantes con toda clase de ritos, que pueden ir desde amarres de amor, hasta ritos super peligrosos tanto física, como espiritualmente.

Las dos montañas que a continuación mencionaremos, se encuentran ubicadas en Venezuela, la primera de ellas es, las ruinas del Doctor Knoche y sus momias. Se encuentra en la capital del país justo dentro de el verdor y la humedad de la montaña conocida como El Ávila o Waraira Repano, en el sector conocido con el nombre de el Palmar del Picacho, en Galipán, Estado Vargas.

En este lugar se ubican unas ruinas de las que se conoce una historia verdaderamente fascinante, pero poco conocida. Se trata de la finca conocida con el nombre de Bella Vista, que perteneció al enigmático médico alemán Gottfried Knoche (1813-1901), en donde se encuentran los restos una casa, más un laboratorio y un mausoleo en donde están las momias de toda su familia y adicionalmente la del propio doctor, gracias a una fórmula misteriosa que él mismo inventó.

En 1840 el doctor Knoche arribó al puerto de la Guaira, donde empezó a ejercer su profesión y se ganó la fama de una persona bastante caritativa. Siendo un gran amante de la naturaleza, este comenzó a realizar variadas excursiones dentro del cerro, que siempre lo dejaba fascinado debido a su verdor y el clima sumamente agradable, y es por ello que decidió construir su propiedad en lo alto de la montaña.

Otra de sus grandes pasiones consistia en investigar sobre cómo evitar que los cuerpos se descompusieran tras la muerte, de este modo comenzó a trabajar de manera incansablemente en la elaboración de una sustancia que permitiera la momificacion de los cadáveres sin hacer la extracción de su órganos. Para ello comenzó a experimentar con los cuerpos que no se reclamaban de la Guerra Federal, por lo que se creía que practicaba la magia negra. Instaló su laboratorio en la montaña para desarrollar un líquido que se inyectaba en el torrente sanguíneo con el fin de momificar de manera definitiva. Esta fórmula nunca fue revelada.

El alemán conservó decenas de momias entre las que se cuentan personajes distinguidos como Tomás Lander y el Presidente Francisco Linares Alcántara. Construyó un mausoleo con nichos que fueron destinados para cada uno de los miembros de su familia, y obviamente uno para él mismo.

La montaña de Sorte

Existe una canción que hizo famosa el cantante Rubén Blades que hace referencia a dicha montaña, donde se trata de inmortalizar de esta legendaria montaña. Se trata de un cerro boscoso donde se le rinde culto popular a María Lionza. Esta es una deidad indígena del país, en la que se concentran distintas creencias católicas, aborígenes y africanas, pero también ha adoptado diversos elementos del vudú y de la brujería.

En este sitio se realizan actividades para quienes la visitan y acampan para realizar ceremonias de adoración, purificación y despojo donde se emplean bebidas alcohólicas, cigarrillos, tabacos, frutas y flores. Quienes creen en la deidad, realizan danzas rituales sobre el fuego o sobre los vidrios, pero además sesiones espiritistas dentro de la montaña.