Actividades para hacer en la montaña

El turismo en la actualidad tiene nuevos significados que se le agregan a lo que ya conocíamos, permitiendo por ejemplo, realizar actividades para sentir adrenalina que nos llenen de placer y lograr desconectar completamente la mente de nuestras actividades cotidianas por un período determinado de tiempo. Para quienes prefieren las aventuras encontramos  el turismo activo o también conocido como turismo de aventura, que está repleto de actividades y emociones dentro de un ambiente natural y sostenible.

Para muchos, la definición de vacaciones es estar descansando en una habitación de hotel, paseando por centros comerciales y playas, aunque para los amantes del turismo de montaña va más allá, pues no solo es planificar unas vacaciones, sino desconectarse de los centros urbanos, buscar el contacto con la naturaleza y todo lo que esta pueda ofrecer, combinado con instalaciones especializadas que combinan muchas actividades regulares como los masajes, paseos, barbacoas weber, etc. Gracias a esto se tiene un mejor entendimiento del mundo que nos rodea y del impacto que pueden tener muchas de las actividades que realizamos.

El turismo activo se puede clasificar en numerosas actividades al aire libre que se pueden realizar en muchos destinos especialmente adaptados para recibir a los visitantes a lo largo del año. Entre las actividades relacionadas encontramos el Montañismo que consiste en ascensos en montañas buscando alcanzar la cima. La escalada te permite hacer travesías por paredes con grandes pendientes, la Espeleología explora cavernas. El Barranquismo o descenso de barranco, es cuando se desciende al fondo de un barranco con equipos especiales. Pero si prefieres las bicicletas, puedes elegir el ciclismo de montaña, conociendo nuevas rutas y paisajes. Son muchas las actividades que se pueden realizar al aire libre, lo importante será contar con el personal calificado y el equipo adecuado para mejorar la experiencia.

Si hablamos específicamente del turismo de montaña, se puede decir que tiene una estrecha relación con el desarrollo de la economía y las actividades sostenibles en la montaña, al mismo tiempo, que se une a las inquietudes que tienen los turistas por la preservación de la biodiversidad y la cultura. Para que este sector continúe teniendo el éxito que ha tenido en los últimos años, es necesario practicarlo dentro de planes de preservación para los ecosistemas naturales, ya que al realizar actividades que lo perjudiquen, en definitiva estamos perjudicando nuestro propio bienestar.

A partir de las formas para conservar los paisajes en las montañas, se pueden realizar diferentes estudios de impacto ambiental justo antes de realizar cualquier trabajo de infraestructura, reduciendo de esta forma muchas de las consecuencias que se pueden presentar ante tales trabajos. Gracias a esto, las culturas de montaña se mantienen conservadas, siendo una atracción para quienes las visitan, al mismo tiempo que se convierten en un hito de algunas localidades, promoviendo la interacción cultural y social, generando ese anhelo por la restauración y conservación de patrimonios culturales auténticos.

Diariamente, los modos de vida en las montañas alcanzan un cambio, primeramente gracias a todos los efectos de los tiempos actuales tanto de la educación, las comunicaciones, viajes, el espectáculo y en especial la sobreexplotación del turismo. Se contar con un equilibrio entre quienes lo practican y quienes viven en las zonas utilizadas para el turismo de montaña.

Deja un comentario